Se entiende por curado del hormigón mantener un adecuado contenido de humedad y temperatura a edades tempranas  de manera que el hormigón pueda desarrollar las propiedades con las cuales fue diseñada la mezcla, es importante comenzar a curar el hormigón inmediatamente después del fraguado.

El objetivo principal por el cual realizamos el curado es para alcanzar una resistencia  adecuada, se han realizado pruebas de laboratorios que demuestran que un hormigón en un ambiente seco puede llegar a perder hasta el 50% de su resistencia  potencial comparado con uno similar en condiciones húmedas, otro factor que no podemos olvidar es la temperatura, a pesar que un hormigón vaciado a altas temperaturas gana una resistencia rápida en  edades temprana esta resistencia puede reducirse  con el tiempo.