La arquitectura bioclimática consiste en el diseño de edificios teniendo en cuenta las condiciones climáticas, aprovechando los recursos disponibles como el sol, vegetación o lluvia  para disminuir los impactos ambientales, intentando reducir los consumos de energía.

Este tipo de arquitectura  está íntimamente ligada a la construcción ecológica, que se refiere a las estructuras o procesos de construcción que sean responsables con el medio ambiente y ocupan recursos de manera eficiente durante todo el tiempo de vida de una construcción.

Si se mira a medio y largo plazo, una vivienda bioclimática auto sostenible, aunque implique un sobre coste en torno al 10% y el 20% en su construcción, el gasto inicial se ve recuperado en pocos años.

Dentro de este tipo de edificaciones podemos encontrar diferentes tipos de edificios:

– Edificios 0 emisiones: gracias a las estrategias  aplicadas  durante su diseño y construcción, además de la introducción de energías renovables, son edificios totalmente auto suficientes energéticamente, generando 0 emisiones de CO2, y ahorrando en el consumo de energía.

– Edificios activos o de energía plus: no sólo son de 0 emisiones, sino que además generan energía sobrante que pueden vender.

La orientación de las viviendas, como se indica, es un factor clave para que estás tengan un alto grado de sostenibilidad energética. Dependiendo de cuánto tiempo y en que épocas del año incida la luz solar en la vivienda, ésta dependerá en mayor o menor medida de otras fuentes de energía menos limpias con el medio ambiente.  

Así pues, dependiendo de los intereses y de cuando se necesite recibir mayor cantidad de sol se orientará la vivienda hacia un punto cardinal u otro, aunque también dependerá del lugar de construcción de la vivienda:

– Sur: El Sol da todo el día en invierno, primavera y otoño. En verano sólo en las horas centrales del día, cuando da más calor.

– Sureste: En invierno da todo el día. El resto del año da hasta el mediodía.

– Este: Da todo el año desde el amanecer hasta el mediodía.

– Noroeste: En invierno no da. El resto del año hasta mediodía.

– Norte: El Sol sólo dará en verano, en las primeras horas de la mañana y las últimas de la noche.

– Noroeste: En invierno no da. El resto del año, desde mediodía hasta el ocaso.

– Oeste: Da todo el año desde el mediodía hasta el ocaso.

– Suroeste: En invierno todo el día. El resto del año, desde mediodía hasta el ocaso.

Por tanto, cabe destacar que depende del lugar donde se ubique la vivienda se debe construir la vivienda de una orientación u otra, pero lo que si debe tener claro el arquitecto que diseñe la vivienda, es que debe acomodar la vivienda para aprovechar la mayor parte de la luz del sol posible.

Comparte si ha sido de tu interés y por supuesto espero tus comentarios.