El desarrollo de nuevos materiales es uno de los grandes retos tecnológicos del presente siglo y con los avances conseguidos hasta el momento se están logrando nuevos productos que tienen un campo de aplicación que afecta a todo tipo de sectores.

Así, los materiales compuestos con fibra de carbono se han comenzado a utilizar en la construcción, aprovechando algunas de sus propiedades, como su alta resistencia o su baja densidad y su uso puede estar dirigido a la reparación de estructuras existentes o a la implantación directamente en obra. Su versatilidad es enorme, pues la naturaleza de la matriz puede ser muy diversa y la orientación y tamaño de las fibras pueden dar lugar a materiales con propiedades diferentes, con usos muy específicos y con diferentes precios.

En cualquier caso, estos materiales compuestos basados en carbono han supuesto una contribución determinante para el refuerzo de estructuras. Así, reparaciones para adaptación al cumplimiento de nueva normativa, para reparación de defectos estructurales en la construcción o causados por desastres naturales, así como en la sustitución de estructuras metálicas afectadas por la corrosión son algunos de los campos en los que se están usando sistemáticamente los materiales compuestos con carbono.

Algunas aplicaciones de estos nuevos materiales en la rehabilitación tienen que ver también con la reparación de estructuras de hormigón, ya que tienen la propiedad de poder colocarse fácilmente sobre las superficies deterioradas, y gracias a su matriz polimérica se pueden fijar muy fácilmente. Al ser materiales muy ligeros no suelen suponer un problema para la resistencia estructural global.

Gracias a su resistencia a la corrosión, son materiales muy adecuados para estructuras construidas en ambientes agresivos, como es el caso de las plataformas marinas, y otras estructuras de refuerzo en otro tipo de construcciones.

Compártelo si ha sido de tu interés.

y por supuesto espero tus comentarios.