El tubo solar es una instalación no demasiado conocida, pero gracias a las grandes ventajas que ofrece, como iluminar estancias de forma natural y económica, considero que merece la pena escribir este post contando sus aplicaciones.

  • La claridad natural del día siempre nos hace sentir mejor. Influye positiva mente en nuestra salud física y emocional. Da energía al cuerpo y despeja la mente. Con la luz natural nos cansamos menos, y somos más productivos en el trabajo. Nuestro entorno laboral se vuelve más eficiente y saludable.
  • Gracias a la iluminación solar, los colores se ven vivos y reales, y apreciamos los objetos de una manera más nítida y clara. No tenemos que forzar la vista para observar los detalles.
  • Un establecimiento comercial, por ejemplo, si posee una iluminación natural, la gente se sentirá más cómoda en su interior, y esto acabará repercutiendo también en un mayor índice de ventas.
  • Asimismo, los niños rinden más en la escuela si sus clases están iluminadas con luz natural. E incluso los pacientes se recuperan mejor en los hospitales. Se ha demostrado, que una habitación soleada, contribuye a  aliviar el estrés y el dolor de las personas que se han sometido a operaciones quirúrgicas.

Una claraboya en forma de cúpula, situada en el tejado, que incorpora una lente que capta e intensifica la luz del sol con la máxima eficacia. De esa forma, la cantidad de luz que entra es mucho mayor que si fuera una claraboya tradicional.

Bajo la claraboya solar tenemos un tubo de aluminio con interior reflectante, por cuyo interior va rebotando la luz solar hasta llegar al interior del edificio. Este tubo puede tener alcanzar varios metros de longitud. Y no tiene porqué ser totalmente vertical. La luz se refleja por su interior aunque el tubo haga quiebros, tanto en vertical como en horizontal, para terminar alcanzando cualquier extremo de la vivienda.

Comparte si ha sido de tu interés y por supuesto espero tus comentarios.