El sorprender es uno de los encantos de la arquitectura y más, si nos tropezamos con un edificio que su fachada está realizada a base de cristal y vidrio. No como revestimiento típico de esas fachadas que lucubran una limpieza casi imposible, nos referimos a utilizar literalmente “ladrillos de vidrio”, que forman la base y estructura de la fachada del edificio, incluyendo, por supuesto,  ventanas y marcos de cristal.

Desde uno los barrios más lujosos de Ámsterdan. Un estudio vuelve a romper la reglas de los materiales con el proyecto de arquitectura Casas de Cristal. Un edificio de obra nueva que representará el emblema de una conocida marca de lujo en una de las ciudades más turísticas de Europa, donde los nuevos proyectos de arquitectura se diluye entre lo tradicional y moderno.

Según la legislación y normativa  que afectaba a dicha calle, la estética de fachada debía de mantener las formas originales y tradicionales del barrio, solución, si no se podía cambiar la configuración de la envolvente sólo podía caber sorprender al visitante con un cambio radical de materiales. Así que el estudio de arquitectura se sumergió en una almagraba de materiales hasta encontrar la idea… “El ladrillo de vidrio”

El desarrollo de nuevos métodos de construcción y materiales posibilita mejorar el futuro de la construcción, como la minimización de los residuos. En esencia, todos los componentes de vidrio son completamente reciclables. El material de desecho del proyecto, tales como ladrillos imperfectos, simplemente se volvieron a fundir para realizar otros productos u obras. Recordando que como ejemplo, una vez se llegue el final de la vida útil del edificio, la fachada de puede volver a fundir dándole una nueva vida.

Comparte si ha sido de tu interés.

y por supuesto espero tus comentarios.